Tierra de conejos

4 Flares Twitter 1 Facebook 3 Google+ 0 4 Flares ×

Al conejo desconocido

 

La carretera comarcal se alejaba serpenteando en ambas direcciones y la coneja se preguntó por cuál de ellas se iría a Australia.

La noche refrescaba y el asfalto resultó ser inesperadamente cálido, agradable al tacto, casi medicinal para sus dolores.

Seguramente dará igual, se le ocurrió, como Australia está en las antípodas estará igual de lejos vayas por donde vayas.

No recordaba haberse sentido en su vida tan libre y segura, tan viva como hoy. Ya no había vuelta atrás, decidida a emprender el solitario viaje espero reconfortada por el recuerdo de los seres queridos que habían quedado atrás.

Ninguno de sus primogénitos llegó siquiera a abrir los ojos. Dos de ellos fueron devorados vivos por la culebra bastarda y los demás, más afortunados, sacrificados sin rituales por el turón.

De nuevo preñada, se alejó todo lo que se atrevió del populoso vivar y cavó, esta vez más profunda la gazapera. Los que sobrevivieron al tejón y a la comadreja, los mató el meloncillo.

La tercera camada fue la primera en ver la luz del día, y en ver raposas, águilas y azores. La cuarta, la luz de la luna, búhos, ginetas y gatos cimarrones.

Justo antes de las lluvias, criadas ya las alimañas, logró al fin destetar una camada. Daucus y Carota cayeron emboscados por  escopetas; Amanda, con un alambre trampero, se ahorco; a Damán, con la cabeza y los ojos hinchados, por dentro la mixomatosis se lo comió.

Y Jara, maldijo al lince al recordar a Jara.

Repleta de exóticas y suculentas matas, Australia es un vergel. No hay depredadores, ni parásitos, no hay enfermedad. ¿Los cazadores? Llevan lanza. Los conejos son allí altivos y gallardos saltarines, y las conejas, libres antes que presas, llevan orgullosas su madriguera a cuestas.

Alguien se acercaba, la carretera vibró.

Levantó las orejas, sus tendones se tensaron, cerró los hinchados ojos deslumbrados, se despidió de la Tierra y con un sonido sordo que jamás olvidaré, el cárter de mi furgoneta, a unirse con sus hijos, a Australia se la llevó.